Inflación y ómicron

0

El año está cerca de terminar y lo que se creía sería solo una distorsión temporal con la inflación cada vez subiendo más empieza a convertirse en un tema de preocupación por su incidencia en el crecimiento.

            La inflación se ha vuelto un quebradero de cabeza en los últimos meses para prácticamente todos los países, el aumento inusitado del consumo y la demanda, se han recuperado más rápidamente que los canales de producción y sobre todo que las cadenas de suministro.

            Ese desbalance ha convertido el comercio mundial en un cuello de botella  y ha terminado llevando a la alza a todos los commodities con la consecuente afectación en el precio de los productos, bienes y servicios que se dejan sentir además en el bolsillo del consumidor.

            Hay mucha expectativa en torno a las decisiones que terminarán tomando los respectivos bancos centrales para coadyuvar a reducir la inflación; el papel de las tasas de interés será relevante dentro de  una política monetaria que se ha mantenido expansiva para favorecer el consumo y la reactivación económica. En 2022, podrían darse las primeras maniobras para una subida de tasas de interés, tras largos meses de tasas cercanas al cero por ciento al menos en el caso de la Unión Europea (UE).

            Para Jerome Powell, la presencia de ómicron, vendría a complicar más las cosas a Estados Unidos, en un momento  tenso al interior de la Unión Americana tras muchas dificultades para que el presidente Joe Biden lograse obtener el aval del Congreso para aprobarle su ambicioso plan de infraestructuras por 1.2 billones de dólares.

En  palabras del titular de la Reserva Federal, el  reciente incremento en los casos de covid-19 y el surgimiento de la variante ómicron, plantea riesgos a la baja para el empleo y la actividad económica y eleva la incertidumbre por la inflación.

Ante la presencia de ómicron, el banquero central advierte de un mayor riesgo de inflación en Estados Unidos  por una demora en el restablecimiento de las cadenas de suministro que hasta la fecha mantienen desequilibrados diversos sectores con afectaciones importantes como acontece con la industria automotriz no solo estadounidense, sino en general, por la falta de chips y de otros componentes porque el suministro es lento y ha terminado elevando los precios.

La inflación, ha dicho Powell,  podría seguir a la alza hasta una buena parte del próximo año con unos niveles que no se habían visto en los últimos treinta años.

Recientemente, el mandatario  Biden, propuso a este político egresado de la Universidad de Princeton –de 68 años de edad– para continuar por otro período al frente de la FED como lo viene haciendo desde 2018.

“Entendemos que la inflación elevada impone cargas significativas, especialmente para aquellos menos capaces de cumplir con los mayores costos de bienes esenciales como alimentos, vivienda o transporte. Estamos comprometidos con nuestro objetivo de estabilidad de precios. Usaremos nuestras herramientas para apoyar a la economía y un sólido mercado laboral, así como para prevenir que se afiance una inflación elevada”, advierte Powell.

Los inversores ven en las palabras del banquero central una señal de que en 2022 habrá un incremento en las tasas de interés al menos en dos ocasiones; para Goldman Sachs, se espera una subida en la tasa de fondos cada seis meses a un ritmo relativamente gradual.

            Hay que echar mano de la pericia de la política monetaria para contener a la inflación, ya no es algo meramente transitorio, iniciaremos un nuevo año con este espectro a cuestas.

A COLACIÓN

            Y mientras ómicron se cuela en las decisiones de política económica, varios países rescatan de vuelta las restricciones tanto para vacunados como para no vacunados primordialmente en el renglón de los viajes.

            La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que las personas mayores de 60 años de edad no viajen aunque desaconseja el cierre de fronteras o la prohibición de vuelos.

            Las restricciones a los viajes nuevamente ponen en riesgo a un sector como el turismo que ha sido bastante afectado desde que inició oficialmente la pandemia. En Europa, algunos países  exigen a todos los viajeros –vacunados o no vacunados– que lleven consigo ya sea una PCR negativa o un test de antígenos y en algunos casos imponen una cuarentena de varios días o bien un test  de 48 horas antes de dejar el país que están visitando. Como sea hacer las cosas más difíciles para la vida de las personas también causa inflación.

(Visited 1 times, 1 visits today)