Indice Político/Francisco Rodríguez/Sexenio acabado: AMLO

0

PROCESO.NET.

Si tuviera que dimitir cada vez que el Gobierno discrepa conmigo, no duraría una semana como ministro de Defensa.
Moshe Dayan

RESULTA IRRELEVANTE LO que las corrientes del PRD hayan conseguido el fin de semana en su cónclave en Morelia. El sol azteca es hoy una entelequia que perdió el alma y el empuje alcanzados en el 2006, sólo por la presencia en su seno de Andrés Manuel López Obrador. Sin ese liderazgo, sin los seguidores de AMLO, el PRD ya no tiene razón de ser.
Importa, en cambio, lo que López Obrador ha manifestado a la Nación antes de iniciar su periplo por Oaxaca, mismo que le consumirá varias semanas.
En un desplegado, el tabasqueño ha dado por concluido el sexenio de quien él llama permanentemente “espurio”, y no pocas “usurpador”.
El texto es demoledor y clarifica la escena política:
“Pero no nos confundamos: la caída de Calderón a partir del 5 de julio no significa que los que realmente mandan y deciden en el país hayan perdido fuerza. Una vez más estamos siendo testigos de una recomposición del mismo régimen, una operación que antes se llevaba a cabo al final de cada sexenio y que ahora, por la descomposición social, la falta de decisión para enfrentar los problemas, la carencia de legitimidad y el descrédito de las instituciones, se tiene que efectuar cuando el gobierno de Calderón ni siquiera ha cumplido tres años.”
Sexenio concluido sin siquiera llegar aún a la mitad.
Previo al diagnóstico del sexenio muy prematuramente acabado, López Obrador hace un análisis que pocos se atreverían a rebatir, pues parte de la existencia de “una de las crisis más severas” de la reciente historia nacional…. “algo más profundo que una simple recaída económica”… “un proceso de degradación progresiva que afecta a todos los órdenes de la vida pública y de la convivencia social.”
¿Quiénes causaron esta crisis?
“… Un grupo minoritario que ha venido imponiendo una política de pillaje contraria al interés nacional… que se conformó desde el gobierno de Carlos Salinas, cuando un puñado de traficantes de influencias, inició, al amparo del poder público, el despojo de bienes de la nación y del pueblo, con el engaño de una supuesta modernización del país…
“… un modelo llamado neoliberal, más bien de corrupción y saqueo, se consolidó con los gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón.”
No conformes con el enorme poder económico adquirido, los neo-oligarcas adquirieron poder político, manifiesta AMLO en su desplegado, “… hasta situarse por encima de las instituciones constitucionales. En los hechos, ellos son los que verdaderamente mandan en el país: deciden sobre cuestiones fundamentales en la Cámara de Diputados y en el Senado, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el Instituto y en el Tribunal Electorales, en la Procuraduría General de la República, en la Secretaría de Hacienda y en los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional. Además, poseen o controlan la mayor parte de los medios de comunicación del país…”.
López Obrador acusa asimismo a quienes señala de causantes de la crisis, de pretender eludir su responsabilidad en ella: “… ante el desastre que han causado, maniobran tenazmente para seguir engañando y confundiendo. Actualmente, sus voceros, con análisis superficiales y simplistas, atribuyen la crisis a factores externos, a la falta de culminación de las llamadas reformas estructurales o a las fallas de los políticos. Inclusive, está de moda que los otrora defensores de Calderón hoy achaquen la debacle a su ineptitud y a la inexperiencia de los gobiernos del PAN, soslayando deliberadamente las causas de fondo.”
¿Cuáles son esas causas de fondo?
Explica AMLO: “…la crisis se agravó cuando la oligarquía decidió imponer a Felipe Calderón para impedir un verdadero cambio. Como es lógico, y lo advertimos en su momento, es difícil gobernar luego de un fraude electoral, sin legitimidad ni autoridad moral y política. Además, en un entorno de crisis, era prácticamente imposible que Calderón pudiese ejercer el poder, atado a los intereses creados y aplicando la misma política antipopular y entreguista de sus antecesores. Desde su origen, el gobierno espurio estaba condenado al fracaso.”
Fallido el inicio del sexenio.
Malogrados sus dos primeros años.
Y súbitamente acabado, antes de cumplir los tres.
Difícil no coincidir con AMLO.
En Morelia, mientras tanto, “Los Chuchos” y demás fauna de acompañamiento, se lanzan tarascadas por las migajas de lo que alguna vez fue un partido político que decía aglutinar a la izquierda.

Índice Flamígero: Patéticos los perredistas que no sólo exigían a Jesús Ortega la expulsión de López Obrador de las filas negro-amarillas, pues amén de ello clamaban por una alianza con el PRI o “ya de perdis” con el PAN. El senador René Arce, de presumible origen guatemalteco, y la todavía diputada federal Ruth Zavaleta, también de muy probable origen nicaragüense, se asemejaban, así, a los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía, quienes ante el derrumbe del Imperio de Maximiliano, corrieron a Europa a buscar que nos enviaran a los mexicanos un rey que no fuese de caricatura. Los ciclos de la historia… que se repiten., ahora con rasgos centroamericanos.

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.comEsta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla / www.twitter.com/pacorodriguez

(Visited 1 times, 1 visits today)